EL CHICO QUE SUSPENDÍA GIMNASIA

Sensaciones (Cronica Media Maratón Donosti 2018)

Donosti huele a mar, a Vespa y a Duncan Dhu. Los edificios clásicos y los puentes sobre la ría le dan un aspecto señorial. Al abrigo de la Concha los bares del Casco Viejo se llenan de turistas frente a barras donde se amontonan centenares de pintxos. Este domingo pasado era especial y a todo esto se unían los más de 2000 corredoras y corredores dispuestos a atacar la 18 edición de la Media Maratón/10 k Gran premio LABORAL Kutxa.

El domingo Donosti olía a running y el tiempo se puso de nuestra parte. Después de semanas de lluvia y frio el cielo amaneció despejado, el sol calentaba desde muy temprano y un viento suave presagiaba un día espléndido.

El equipo de #MirandaCorre nos desplazamos a San Sebastián por tercer año consecutivo. En esta ocasión formado por Judith, Leticia, Edu, Arturo, Bautista y yo mismo. Esta carrera para nosotros es un clásico y una cita ineludible en el calendario. Nuestro lema es no ir a muchas carreras  y por eso elegimos muy bien a las que acudimos.

Todos estábamos preparados para arrancar a las 10 horas pero un problema en el avituallamiento retrasó la carrera hasta las 10:30. Fue un pequeño inconveniente solventado sin problema con un café y unas cuantas fotos para el recuerdo.

La salida por tanto fue pasada la citada hora y nos colocamos en la parte de atrás. Mas fotos, saltos, nervios, frio y calor a partes iguales y AC&DC sonando de fondo.

Mi carrera se resume fácil: salí a todo lo que mis piernas me daban y fui de más a menos. Eso sí, muy contento de haber mantenido a raya los 5 minutos por kilómetro durante toda la prueba y terminar por debajo de 1 hora 45 minutos. Por delante de mí pasaron las liebres de 1:35  y 1:40 para ir rebasándome y finalmente me subí al carro del 1:45 donde aguante hasta el final sabiendo que el minuto de retardo que llevaba en la salida me haría bajar de esa marca.

Llegue exhausto, con las piernas muy cargadas, pero como siempre la emoción de cruzar la meta hace que todo merezca la pena. Brazos en alto, parar el crono y esa gran sensación de haberlo vuelto a conseguir.

Y ¿Cómo les fue a los demás?

Edu hizo la carrera de 10 kilómetros y consiguió bajar de 50 minutos. En esta ocasión fue muy bien de piernas, empezó despacio pero cuando me adelantó en el kilómetro 5 llevaba un ritmo brutal. El tractor estaba bien engrasado.

Judith consiguió acercarse a la hora y acabó con su mejor tiempo en 10 k. Terminó con mucha holgura y por tanto creo que el objetivo de bajar de la hora está más cerca que nunca. Solo falta ponerle fecha.

Leticia también consiguió su MMP en Media Maratón acompañada del Titán Arturo Ros. Terminó muy contenta, incluso se le hacía cuesta abajo la cuesta arriba y tuvo fuerzas para empujar al final y terminar esprintando en la línea de meta. Ahora Madrid le espera el próximo domingo.

Bautista salió a por la media maratón después de un invierno en el que prácticamente no ha entrenado y por  tanto en esas condiciones lo que toca es sufrir. Terminó y ese es el éxito. Siempre ha sido un luchador y aunque concluyó fundido la comida del Kaskazuri, el café y el paso de las horas le sirvieron de recuperación (” he muerto y he resucitado” que cantaban los Secretos)

Por último, Arturo Ros salió a pasear sus gemelos por la capital donostiarra con la solvencia de quien está preparándose para empresas mayores ya que en dos semanas tomará la salida en la Titán Dessert. Sobrado de forma, de apetito y de conversación. Un crack.

Un gran día por tanto para todos, una carrera excelentemente organizada con un recorrido precioso que recorre las tres playas de Donosti y comparte llegada con la mítica Behobia-San Sebastián. Mucha gente corriendo con la camiseta de la prueba lo cual demuestra que se había acertado con el diseño y el color.  Un mar de arcos de meta que hacen la llegada más épica y en conclusión una 18 edición que le dan una  mayoría de edad con una consolidación y un futuro indiscutible.

De los pintxos y comida posterior solo puedo decir que estuvieron a la altura. El Kaskazuri es un valor seguro. La sobremesa, la foto posterior, el paseo nuevo y la vuelta a casa. Hoy lunes nos queda el dolor de piernas, la sonrisa en la boca y la satisfacción de haber disfrutado de otro gran día.

Correr son sensaciones y las de ayer fueron excelentes.

¡Nos vemos en 2019!!!  #GoRunSS


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: